Claves

Trece alternativas a la gluteoplastía

Para estilizar, tonificar y mejorar el aspecto de tus glúteos sin necesidad de cirugía, tratamientos muy invasivos, cicatrices, ni posoperatorios, existen una amplia gama de tratamientos. Son excelentes alternativas a la gluteoplastía. Cada cuerpo es diferente, por lo que debes ponerte en manos de un profesional de la medicina estética que te pueda ofrecer una solución personalizada, adaptada a lo que necesitas . Sé realista y disciplinada y no esperes milagros. Estas técnicas, por lo general, requieren de varias sesiones para obtener el resultado esperado.

Cualquier intervención debe llevarse a cabo únicamente por especialistas acreditados y en centros que cumplan todos los requisitos legales para poder realizarlas. Y, debes abstenerte de someterte a cualquiera de estos procedimientos durante el embarazo y la lactancia.

Ten presente además, que no te servirán de nada si no llevas una alimentación equilibrada y no practicas ejercicio con regularidad.

 

Con estos, sin duda podrás mejorar el aspecto de tus glúteos:

 

1. Carboxiterapia

Es la aplicación de dióxido de carbono medicinal de alta pureza por vía subcutánea, mediante pequeñas infiltraciones en los tejidos afectados. Esta técnica mejora la circulación sanguínea y hace que la piel aparezca más firme y rejuvenecida.

Contraindicada para personas con problemas hepáticos, respiratorios, cardíacos y renales.

2. Mesoterapia

Aplicación de micro inyecciones a nivel superficial (no subcutáneo, ni intramuscular) de sustancias que actúan directamente disolviendo la grasa corporal. Aunque se pierde peso, este no es un tratamiento para la obesidad. Con él mejoran la calidad y el aspecto de la piel. La mesoterapia combate la celulitis y mejora notoriamente el contorno de los glúteos.

Dentro de esta gama tenemos a Alidya, una solución inyectable que ayuda a prevenir y tratar la celulitis y está especialmente indicada para la celulitis edematosa. El tratamiento se realiza a través de infiltraciones múltiples. Aporta sustancias reconstituyentes para la reestructuración celular, favorece la microcirculación local y el drenaje linfático de las toxinas acumuladas. En áreas con celulitis blanda combinar el tratamiento de Alidya con carboxiterapia da excelentes resultados.

Contraindicada para personas con problemas de coagulación o infecciones.

3. Hidrolipoclasia o Intralipoterapia

Algunos le llaman lipoescultura sin cirugía. Muy demandado por su aplicación simple y resultados rápidos. Previamente se inyecta en el tejido adiposo una solución de suero fisiológico. Posteriormente se aplica ultrasonido, produciéndose en el tejido la cavitacion, logrando la explosión y ruptura de células de grasa que pasan al sistema linfático para ser eliminadas por la orina.

La técnica comúnmente conocida como Aqualix, es una de las tendencias más innovadoras para eliminar la grasa corporal. Es biocompatible y bioreabsorbible. Le llaman «milagro antigrasa» y es ideal para evitar el uso de la liposucción clásica. ¿Para qué someterte a una cirugía, si con la infiltración de esta sustancia (ácido desoxicólico) consigues efectos parecidos?

En el caso de las nalgas se usa para eliminar esas células adiposas que se acumulan en la parte inferior, y se puede combinar con sesiones de mesoterapia, cavitación, carboxiterapia y presoterapia.

Contraindicada cuando existen infecciones en la piel, enfermedades inflamatorias, en pacientes inmunodeprimidos, personas con diabetes o enfermedades graves de corazón, hígado o riñón.

4. Radiofrecuencia

Es la aplicación de ondas de alta frecuencia sobre la piel, provocando el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis. Con esta se favorece la formación de nuevo colágeno, lo que provoca que el tejido sea más firme y elástico. Mejora la circulación sanguínea y gracias al drenaje linfático se eliminan toxinas y combate el exceso de líquidos que provocan la celulitis.

La Radiofrecuencia Resistiva RF remodela, tonifica y reafirma, con un tratamiento profundo desde el interior. El calor llega al tejido graso y fibrótico. Combate gradualmente la flacidez, celulitis y adiposidades. Aumenta considerablemente la firmeza de la piel y consigue la reestructuración del colágeno profundo, mejorando así el estado de la piel, con resultados visibles desde la primera aplicación.

Hay otro innovador dispositivo que utiliza tecnología 4D, combinando radiofrecuencia multipolar, campos electromagnéticos pulsados y la tecnología varipulse. Es el Venus Legacy, muy eficaz para la remodelación y la reducción de la celulitis. Una muy buena alternativa a la gluteoplastía.

Contraindicada para quienes tengan marcapasos, patologías cutáneas o metales en la piel (implantes de hilo de oro o tatuajes con pigmentos metálicos).

5. Ultrasonidos

Tratamiento que se realiza mediante un cabezal que se desliza sobre la zona a tratar (aplicando previamente un gel) y emite ondas de sonido a baja frecuencia (inaudibles para el oído humano). La vibración de estas ondas para la celulitis tiene un efecto drenante, pues al ser continua  permite aumentar el intercambio de fluidos. La cavitación es el fenómeno físico derivado de la aplicación de ultrasonido a muy baja frecuencia y a una potencia elevada, que produce microburbujas que rompen las membranas de los adipositos. Esta corrige la flacidez y la apariencia externa de la piel de naranja.

El avance más reciente en el empleo de la energía ultrasónica es el denominado HIFU (high-intensity focused ultrasound) que alcanza niveles más profundos dentro de la capa grasa subcutánea. Esta nueva generación de ultrasonidos elevan la temperatura en el punto concreto en el que se localiza el nódulo graso, de ahí el nombre de ultrasonido focalizado.

Contraindicado para quienes porten un marcapasos.

6. Vacumterapia

Es una técnica muy eficaz para tonificar, levantar y aumentar el tejido muscular. Se utiliza el «vacuum» (aparato de succión) que recoge todo el glúteo y tiene forma de copa. Estimula la irrigación sanguínea de la dermis y la hipodermis y drena el tejido adiposo, movilizando la grasa localizada hacia el sistema linfático.

La vacumterapia se complementa con la cavitación.

Contraindicada en personas con tratamiento anticoagulante, hipertensión arterial, várices, flebitis, trombosis, diabetes, epilepsia.

7. Presoterapia

Se aplica mediante unas «botas» especiales que recubren las piernas y los glúteos, y a través de estas se ejerce una presión alternante de forma ascendente. Provoca un mayor movimiento en el flujo sanguíneo, mejora la oxigenación, tono y firmeza de la piel. De este modo se eliminan grasas, líquidos y toxinas, que son los que originan la celulitis, edemas y várices.

Contraindicada para personas con problemas circulatorios, cardíacos, hipertensos, hipotensos, con insuficiencia arterial, con infecciones en la piel o con hipotiroidismo.

8. Láser lipolítico

Sistema de láser diodo con forma de almohadilla, que se posiciona sobre la piel y transmite ondas generadas por láser, desencadenando una serie de efectos fisiológicos que dan lugar a la lipólisis, el mecanismo natural que destruye la grasa corporal.

Contraindicado en personas con enfermedades autoinmunes o infecciones y en recién operados.

9. Hilos tensores

Es una técnica utilizada para elevar y redefinir los glúteos, sin introducir ninguna sustancia de relleno. Los hilos de polidioxanona (PDO), se colocan en posiciones estratégicas para crear una red formada por vectores que actúan como soporte de los tejidos. Tensan la piel flácida de los glúteos mejorando su apariencia (las estrías y la celulitis disminuyen, gracias a que aumenta el colágeno). Hay diferentes tipos. Los espiculados o hilos COG tienen mayor grosor y un efecto tensor más efectivo. No se utiliza el mismo hilo en un glúteo con poca caída, que en uno con una caída más pronunciada. Si hay mucho contenido graso no se conseguirán buenos resultados. Para un mejor resultado, es necesario combinar esta técnica con otras tales como radiofrecuencia, carboxiterapia, etc.

Contraindicados en personas inmunodeprimidas y personas con alteraciones en la coagulación de la sangre.

10. Tratamiento del músculo estriado (Muscle Striz)

Es una combinación entre un factor de crecimiento biológico y una proteína biológica. Estos factores contribuyen al crecimiento, estimulación y tonificación muscular. Muscle Striz es una proteína que forma una malla en el vientre del músculo de los glúteos y permite que el factor de crecimiento hipertrofie temporalmente el músculo y por este motivo se tensa y crece.

Se aplica una ampolla una vez por semana o cada quince días. Si se deja de colocar el músculo vuelve a su tamaño normal. Para mantener su efecto se recomienda aplicar vitamina C después del tratamiento y realizar ejercicios de tonificación y levantamiento de glúteos.

Este producto no tiene contraindicaciones, ya que está compuesto por vitaminas, sustancias naturales y oligoelementos.

11. PowerFill

Una inyección que estimula tu propio colágeno, volumerizando el tejido gradualmente. El ácido poliláctico que contiene el producto estimula la formación de nuevas fibras de colágeno en la piel y los músculos. Tiene la propiedad de ser enteramente reabsorbible por el organismo. Como resultado los tejidos se compactan y tensan notablemente, y con ellos se levantan los músculos caídos con la edad. El efecto final se ve a los tres o cuatro meses.

Este producto no es de dudosa procedencia como los biopolímeros utilizados para rellenar y aumentar diferentes partes del cuerpo, y con el se evita el riesgo de embolia grasa y la migración de tejido graso de la lipofilling.

Sólo se pueden presentar problemas, como granulomas, si el procedimiento es mal aplicado (colocar demasiado producto o colocarlo de forma superficial).

12. Implantes de relleno dérmico de ácido hialurónico

Para «pequeñas remodelaciones» o esculpir la zona. Es un tratamiento que debe ser realizado por personal médico debidamente entrenado en la técnica y que a su vez tenga experiencia previa, tanto en la cirugía de implantes permanentes como de inyecciones de relleno.

Está contraindicado para quienes sufren trastornos cutáneos, infecciones o inflamaciones en la zona o área circundante al punto de tratamiento y para los que padecen enfermedades autoinmunes. No debe combinarse con tratamientos láser o ultrasonidos.

13. Masajes

Los masajes anticelulíticos y reductores también son grandes aliados a la hora de movilizar la grasa y mejorar el aspecto de tus «cachetes». Pero, no se recomiendan cuando la zona a tratar presenta venas varicosas, si hay inflamaciones o enfermedades infecciosas de la piel. Además, si no es realizado por un profesional capacitado, con conocimiento de sus efectos y contraindicaciones puede producir accidentes vasculares.

Hay masajes que aplicados periódicamente prometen aumentar el trasero. No se trata sólo del masaje manual tradicional, sino también de otros que se realizan con la ayuda de algún material cilíndrico para aplicar presión. Los movimientos son hacia arriba sobre la nalga. Una alternativa a tener en cuenta es la maderoterapia.

Por último, es importante tener en cuenta que la anestesia local presenta ciertos riesgos. Si estás planteándote recibir un procedimiento estético que requiera anestesia, deberías discutir con tu médico la necesidad real de este producto para prevenir el dolor. Las personas con hipersensibilidad a la lidocaína, agentes anestésicos locales con amidas, que tengan un historial de alergias graves o de shock anafiláctico no deben permitir ser anestesiados.

 

Autor

cary.cat76@gmail.com
Total post: 39

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: